Episodio legendario de la batalla naval del rey Terón contra los gaditanos recogido por Macrobio, autor de época romana (siglo III d.c.), muy tardío al supuesto acontecimiento al que hace mencion.

Imagen idealizada del Herakleion ( templo de Herakles-Melkart )

HERAKLES / MELKART









Copyright©Francisco J. Rodríguez Andrade.















LA RUTA DE LOS 7 TEMPLOS

Próximamente os invitamos a descubrir una ruta mágica llena de encantos naturales, de fuerzas telúricas y restos del pasado sorprendentes llenos de misterio y leyenda...La Ruta de los 7 templos, un antiguo periplo costero de más de 2.500 años de antiguedad.
http://ruta7templos.blogspot.com
" LA LUZ DEL PASADO SE TRANSFORMA EN LA LUZ DEL FUTURO "

Faro de la ciudad de Gades

Faro de la ciudad de Gades
Graffiti representando el faro de Gades y que apareció sobre una pared de una fábrica de salazones que estuvo activa desde el siglo I al siglo V d.c. Su tipología, de indudables reminiscencias mesopotámicas por su parecido a un zigurat, nos sugiere pensar, eso sí, sin ninguna prueba fehaciente ni tangible, que dicho monumento puede ser una edificación preexistente de la ciudad, antes de su fase romana y por tanto, creemos en la posibilidad de que su construcción y uso haya que situarlos en la época plenamente fenicia de la ciudad, habida cuenta de dos hechos incuestionables. Por un lado, el caracter fuertemente fenicio que seguía manteniendo la urbe aún en tiempos de César y por otro, la actividad propiamente marinera de los fenicios en general y de los gaditanos en particular, creadores de una verdadera talasocrácia en su radio de acción, el llamado Círculo del Estrecho.

CASTILLO Y BAÑOS DE GIGONZA


La tarde del sábado de un día de invierno, los dos Franciscos, para alegrar nuestros cuerpos y aliviar nuestras mentes decidimos darnos un chapuzón …, de historia obviamente …, para ello nada mejor que dirigirnos hacia los baños …, Baños de Gigonza, no faltaría más, y hacia ellos nos encaminamos. La señorita del tiempo predijo buen tiempo en nuestra provincia a medida que avanzara la tarde, por lo visto tomaríamos la misma en sus comienzos, las dieciséis y treinta horas, porque nos calló encima una gorda llegando al Pedroso, pensé que nos bañaríamos de verdad.
El pronóstico funcionó  a la altura de Paterna de la Ribera. La lluvia,  muy diligente ella, avanzaba con viento fresco  derechita hacia Medina Sidonia, seguro  que a comprar alfajores.
Nosotros, disfrutando del paisaje y del cielo tan artísticamente nublado que nos dejó  la borrasca pasajera, llegamos sin novedad  a nuestro destino. Aparcamos en las mismísimas puertas de la fortaleza medieval de Saguntia,  la  mejor conservada de la comarca de Jerez de la Frontera.
Saguntia  fue una aldea turdetana, ellos la bautizaron con dicho nombre, supongo que utilizando las apestosas aguas sulfurosas (a huevos podridos) de uno de sus manantiales, a fin de no desperdiciar la buena que todavía brota a escaso metros de nuestro castillo.
Por ella pasaron romanos, visigodos, musulmanes …, estos últimos fueron los constructores de la fortaleza, y como eran muy suyos,  se encapricharon en llamarle de Xisgonza.
 Pero ahí no quedó la cosa, pasados unos añitos les fue arrebatada por un héroe legendario, que aún permanece en la memoria de nuestra generación, más conocido como el Capitán Trueno, que resulta que era de Jerez y que la pasó a un tal D. Alonso que según cuentan, fue bastante bueno a pesar de mandar tanto.
 Más tarde pasaron por ella duqueses y marqueses. Uno de ellos que resultó bastante avispado, pues tras una accidental caída en un charco de las aguas apestosas, observó con sorpresa que su piel escamosa se le había curado. Se lo dijo a unos y otros y se le ocurrió la feliz idea de fundar un balneario.  También debió pasar por allí otro héroe legendario, conocido por todos como el Ingenioso Hidalgo de la Mancha, puesto que a todos los molinos que vimos les faltaba un aspa. La historia como siempre se la dejamos a los historiadores.